lunes, 16 de octubre de 2017

Bajo el signo de ATENEA

.

Esta antología de aforistas a cargo de Manuel Neila Lumeras reúne nada menos que a diez autoras distintas con una muestra bastante representativa de su quehacer literario. Para mí la práctica del aforismo ha ido a menudo de la mano de la reflexión en torno al propio género; y así lo aclara el autor de esta reseña, Pedro Martínez Domene. Muchas gracias por acoger tan favorablemente su aparición.
.
.

sábado, 14 de octubre de 2017

miércoles, 11 de octubre de 2017

Quinientos cuarenta y medio

.
Declaración de independencia a la catalana: Digues que m'estimes encara que sigui mentida.
.

lunes, 9 de octubre de 2017

El hombre del día

.
La manifestación de ayer convocó a gente que paseaba con tres banderas nada menos: la senyera (que no estelada), la española y la europea, algunos las vestían superpuestas; lo que significa -cuando menos- que el público que se agolpaba en aceras y calles hasta desbordarlas era variopinto y plural. Se manifestaron sobre todo para hacer saber que ellos también son parte del pueblo de Cataluña. Pacífica y multitudinaria, los maniifestantes corearon lemas como "Luego diréis que fuimos cinco o seis" y "Puigdemont, a prisión". Los había incluso que se manifestaban por primera vez, como reconocieron algunos en televisión. Aun cuando iban todos mezclados, creo que se trató de una manifestación necesaria. Se ha hablado mucho de no humillar a los independentistas, pero poco o nada (en comparación) del ninguneo continuo al que el nacionalismo ha sometido durante años a esta otra multitud. Ellos son los otros catalanes y componen el 52,2% de la población que el referéndum exprés (aprobado sólo por una mayoría parlamentaria en escaños compuesta por el 47,8% de los votos) prefirió dejar fuera, de ahí que optara por no ir a votar en un referéndum ilegal o amañado. Si de valorar discursos se trata, me quedo con todas y cada una de las palabras del exministro socialista Josep Borrell, el hombre del día.
.

viernes, 6 de octubre de 2017

Cuenta atrás

.
Las 12 en punto. Mientras la Sagrada Familia entona a toque de campana "Rosa d'abril, Morena de la Serra", yo me pregunto por el sentido secreto de este Virolai que se empeña en celebrar una cuenta atrás premonitoria de no sabemos qué.
.

jueves, 5 de octubre de 2017

miércoles, 4 de octubre de 2017

Quinientos treinta y nueve

.

Para entrar en razón hay que atender (y atenerse) a razones. 
.

La quietud, de Ignacio Ferrando

.
Tras la tempestad
            
Autor fecundo, con varios libros en su haber, ya se trate de novelas (Un centímetro de mar, 2011) o de cuentos (La piel de los extraños, 2012, Premio Setenil), entre otros, Ignacio Ferrando nos propone en estas páginas un viaje iniciático sembrado de obstáculos, tales como aquellos que surgen durante la adopción en un país extranjero o la asunción de una paternidad de la que Héctor, el narrador protagonista, recela. Este profesor de arquitectura ronda la cuarentena cuando Julia, su exmujer, le pide que la acompañe hasta la Rusia profunda, como si fueran una pareja feliz, para ir a buscar a Dimitri, el niño que les han asignado en adopción cuando aún estaban juntos. Se trata, por tanto, de una propuesta insólita, plagada de fingimientos y acaso determinada por la urgencia de Julia de aprovechar la que quizá represente su última oportunidad de ser madre. Por extraño que pueda parecer, Héctor aceptará viajar con ella hacia lo desconocido, aunque, perplejo ante su propia decisión, se muestre resuelto a averiguar si en el fondo sigue enamorado de su exmujer. Antes, sin embargo, tendrá que revelarle a Ann, su joven novia, una verdad difícil, mientras le escamotea su huida con Julia para no herirla más de la cuenta, lo que supone para su incipiente relación un verdadero revulsivo. Hasta aquí, la exposición del argumento a grandes trazos.
           
A partir de este ambicioso planteamiento, Ignacio Ferrando profundiza en las múltiples complicaciones que trae consigo la adopción, en su mayoría de tipo burocrático, pero también culturales, pues ellos representan a ojos de esas gentes sencillas el feroz capitalismo que los está diezmando como país. En cualquier caso, lo fundamental estriba en el hecho de que Héctor y Julia deberán empezar de cero a fin de poder afrontar juntos una serie de dificultades, mientras encadenan un problema tras otro y sus empeños parecen condenados al fracaso, pues no otra cosa cabe prever de la gélida Rusia en la que se adentran atemorizados, un paisaje que no muestra por ellos –en apariencia − la menor comprensión.
.

Por la novela deambulan también otras parejas más o menos estables que acarrean sus mismos sueños, como la compuesta por las italianas Cinzia y Cornelia, dos auténticas luchadoras resueltas a ponerse el mundo por montera; junto con la presencia en la sombra del padre del narrador protagonista, un espejo que le permite a Héctor cuestionarse su futura paternidad, además de su comportamiento como hijo.
           
La novela se lee con fluidez, como si Ignacio Ferrando la hubiera escrito en estado de gracia. El caso es que no se perciben escollos y las diversas subtramas parecen hilarse dándose el relevo en el momento adecuado, ya sea para emerger como acicate del argumento principal, ya para servirle a éste de contrapunto, sin que ningún elemento chirríe. Acaso esté de más decir que la prosa del autor, limpia y torrencial, muy cercana en ocasiones de la revelación o la parábola, llega a hacerse invisible de tan elocuente, pues ya desde el mismo arranque el lector es conducido por distintas peripecias, y a las situaciones a que dan lugar, a través de la cimentación de imágenes de gran fuerza visual, de poderosa seducción.
   
Tras la tempestad llega la calma o la quietud de este libro lleno de sabiduría y buen hacer. Es probable que sea el propio temor al fracaso que persigue con tenacidad a su protagonista, el sentimiento que lo haya empujado a emprender una travesía llena de peligros, de la que sale airoso, y, en especial, a afrontar una paternidad conflictiva y dudosa. Y siendo todo ello así, se trata a su vez de una novela que bucea de manera incansable en los misterios de las relaciones amorosas, en sus pasiones y engaños posibles, a menudo plagados de imprevistos. 
.

* Esta reseña salió publicada en la revista de literatura Quimera, núm. 405, el pasado mes de septiembre.

martes, 3 de octubre de 2017

Quinientos treinta y ocho

.
El amor es el dolor de una ausencia.
.

Simulacros

.
Desde hace varios días, los helicópteros sobrevuelan mi ciudad. Mañana, tarde y noche. A veces, también de madrugada. De vez en cuando se oyen sirenas. Como si un ejército de ocupación hubiera invadido la capital. La gente que hoy sale a la calle a manifestarse se supone que lo hará para rechazar la carga policial de hace dos jornadas, aunque es probable que conviertan la ocasión en una demanda de independentismo más, confundiendo los términos. A los más jóvenes, se les está dando la excusa perfecta para seguir jugando a polis y cacos. La Sexta reconocía ayer por la noche que la Generalitat parece estar acaudillando a los independentistas para que, a golpe de presión (¿escrache lo llaman?), logren expulsar de Cataluña al destacamento extra de cuerpos desplegados de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. Esto se parece cada vez más a una asonada militar. Y yo creo que los indepes lo saben y se aprovechan de ello. A los más radicales les gusta quemarse, de modo que les trae al fresco si hay "efectos colaterales". Cuanto más dure esta ocupación, más razones habrá para echarlos. ¿No se trataba de reivindicar una nación liberada? Pues en ese simulacro estamos...
.

lunes, 2 de octubre de 2017

Quinientos treinta y siete

.
La violencia no se justifica nunca, como tampoco se justifica declarar tras ella la independencia de un país.
.
.

Quinientos treinta y seis

.
Espiral de violencia: estado de incertidumbre en el que entra alguien o algo tras salirse de madre (y de padre), pero del que se desconoce cómo y cuándo se saldrá. Y a costa de qué precio.
.
.

domingo, 1 de octubre de 2017

Fuera de la Ley

.
Fuera de la Ley sólo hay arbitrariedad y violencia. ¿Alguien lo dudaba? Ojalá acabe pronto toda esta deriva autoritaria. Lo que tengo claro es que son varios los responsables.
.

sábado, 30 de septiembre de 2017

Arcadias

.
La complejísima campaña en la que los independentistas han basado su ideario podría resumirse en este lema de altas miras políticas (y humanas): "Divide y te independizarás". Yo no quiero una Cataluña uniforme y uniformada, que margine y termine por expulsar a los que no piensan como ellos. ¿Qué hacer? Porque a mí ya han empezado a expulsarme -sin enterarse siquiera- con tanta tabarra egocentrista. Yo no quiero vivir en ninguna Arcadia Catalana (no me gustan las Arcadias).
.

jueves, 28 de septiembre de 2017

Esa democracia

.
O com fer combregar amb rodes de molí
A ver si lo he entendido bien. En cualquier país democrático, la ley para convocar el referéndum que aquí se aprobó sólo con el 47,8 % de los votos independentistas -esto es, a las bravas, dejando fuera del debate y de su valoración nada menos que al 52,2% de los votos que representa el conjunto de la oposición no independentista-, para ser legal, debería recabar primero el apoyo de las 2/3 partes del Parlamento, lo que supone obtener exactamente el 66% de los votos o, cuando menos, el consenso de una mayoría cualificada (más del 50% de los votos). Y ahora resulta que esos mismos representantes independentistas pretenden que el resto de la población (esa misma oposición ninguneada el pasado 7 de septiembre en el Parlament) vaya a votar "democráticamente" en un amago de referéndum del que se nos ha excluido desde el principio, aceptando así de facto que lo hicieran a la pata llana... ¿Es esa la democracia que quieren que aceptemos (y asumamos)? ¿Me he perdido algo?
.

domingo, 24 de septiembre de 2017

sábado, 23 de septiembre de 2017

viernes, 22 de septiembre de 2017

.
.
Hermosa vida que pasó y parece
ya no pasar…
Desde este instante, ahondo
sueños en la memoria: se estremece
la eternidad del tiempo allá en el fondo.
Y de repente un remolino crece
que me arrastra sorbido hacia un trasfondo
de sima, donde va, precipitado,
para siempre sumiéndose el pasado.


Jaime Gil de Biedma, "Recuerda"