sábado, 24 de junio de 2017

Cuatrocientos ochenta y cuatro

.
Madurez tempranera. Dícese de la edad madura que no da muestras de tal. Correlato perfecto de puer senex.
.
.

domingo, 18 de junio de 2017

Cuatrocientos ochenta y tres

.
Hay quien renuncia a pelearse con el mundo porque prefiere la refriega de pelearse con todo el mundo. 
.
.
.

viernes, 16 de junio de 2017

Cuatrocientos ochenta y uno

.
 Misterios de la naturaleza:
el viento en las hojas suena como la mar erizada; 
un bálsamo para los sentidos. 
.
.


jueves, 15 de junio de 2017

miércoles, 14 de junio de 2017

Cuatrocientos setenta y nueve

.
A veces un sentimiento te atrapa en su cedazo.
De nada sirve entonces repensar las cosas,
De nada racionalizarlas, y ya no digamos
racionarlas. (Absolutamente
de nada.)
.
.

martes, 13 de junio de 2017

Cuatrocientos setenta y ocho

.
Verdades como templos que ni acogen, ni sirven tampoco de refugio o retiro. Entonces, ¿para qué?
.
.

domingo, 11 de junio de 2017

sábado, 10 de junio de 2017

Cuatrocientos setenta y cinco

.
llorar a moco tendido; llorar y crujir de dientes. Ambas frases suelen utilizarse para dar a entender que se llora con mucho aparato y denuedo. La primera, echando mano de bastante puesta en escena; la segunda, de forma copiosa y exagerada, con un poco de punción y grandes dosis de arrepentimiento. Como harían las plañideras. A veces, asoma entre tanto lloriqueo un excéntrico que no duda en desternillarse de la risa. La impresión que resulta de semejante algarabía es descorazonante. Véase, en tales casos, lo que a uno le plazca. 
.
.

Cuatrocientos setenta y cuatro

.
desternillarse de la risa. Expresión extemporánea y descorazonadora que se produce al reírse uno por todo y por nada en concreto; especialmente por lo segundo. Muy común entre gente desalmada. Véase, enseguida, llorar a moco tendido; llorar y crujir de dientes.
.

viernes, 9 de junio de 2017

Cuatrocientos setenta y tres

.
descorazonar. Arrancarle el corazón de cuajo al otro con fines dudosos y sin que le tiemble a uno el pulso. Véase desternillarse de la risa.
.


miércoles, 7 de junio de 2017

.
.
Hermosa vida que pasó y parece
ya no pasar…
Desde este instante, ahondo
sueños en la memoria: se estremece
la eternidad del tiempo allá en el fondo.
Y de repente un remolino crece
que me arrastra sorbido hacia un trasfondo
de sima, donde va, precipitado,
para siempre sumiéndose el pasado.


Jaime Gil de Biedma, "Recuerda"